martes, 2 de septiembre de 2008

Volver

Un quejumbroso lamento seguido de la tenaz amenaza de la ida sin retorno, del paso hacia el abismo y del no mirar atrás para no convertirse en sal. Sin vuelta de hoja. Y más que la hoja, personalmente preferiría la flor.


Me dejó con un palmo de narices, y yo pensé ¿qué coño hago ahora con tantas narices?


...Y me senté en la escalerilla de casa a esperarle.

12 comentarios:

cronopio dijo...

No se lo diga a nadie más, quiero ser su único comentarista.
No me dejará con un palmo de narices verdad?

Con afecto.

Akroon dijo...

Querido, al paso que voy, creo que realmente será mi único comentarista. Un honor para mí tenerle en esta otra casa silenciosa, sin lugar a dudas.

Cómo le voy a dejar yo a Usted con un palmo de narices?? Qué coño haría Usted con tantas narices???

... tal vez sentarse a esperarme en la escalerilla de casa...??? ;)

Un beso enorme!

cronopio dijo...

Una imagen desoladora, esperarla durante horas en la escalerilla.
Sin saber cuando volverá Ud.
Imagine la cantidad de colillas acumuladas en el rellano.

Con afecto.

Carlos Nicomedes Díez dijo...

Hola, no soy el Carlos que decías conocer,¡ qué más quisiera! Un día por azar (creo que fue buscando algo sobre los inhaladores nasales en Google, ja) di con tus escritos, con tus blogs... ¡y me quedé alucinado! con su originalidad, su humor, su ironía. Hace un tiempo coloqué tu blog en mi página de inicio para saber si publicabas algo nuevo. ¡Menos mal que me ha dado por enredar y descubrir que has creado un nuevo blog!, creía que nos habías dejado huérfanos a tus lectores. ¿Permites que siga leyendo lo que escribas mientras esperas sentada en la escalerilla? ¿Permites que cambiemos las hojas y los palmos de narices por flores... o en este blog “silencioso” prefieres esperar sola?

Akroon dijo...

CRONOPIO: Le dejaría un cenicero a mano, sin duda alguna. Usted no merece menos. Y un buen copazo de whisky con hielo, para matar el tiempo. Pero estoy convencida de que no tardaría demasiado en llegar…

Un beso!!

Akroon dijo...

CARLOS N.D. (me permitirás que te abrevie, por favor): Bienvenido a todas mis casas! (esto leído fuera de contexto es propio de una mujer de alta alcurnia y cuenta corriente de muchos ceros).

Vale, te tengo localizado, disneumón-adicto. Por si te sirve de algo, y pese a que no sea el tema del post, se puede dejar. Yo lo he hecho. Del tabaco y la cafeína, ya te hablaré cuando los haya dejado, de momento, aún no. No recuerdo si al final publiqué en ese post mi experiencia con la deshabituación o no, pero si te interesa saber algo al respecto, me lo dices. :)

Mi pregunta para ti es: ¿eres el mismo Carlos que el del diálogo de Johnny Guitar y la idea del coche-microondas? No por nada, simplemente por ubicar a cada cuál.

Y ahora sí, contesto el comentario como se merece:
Me alegro de que los inhaladores nasales, a parte de crear adicción, te llevaran a mi blog. Siempre hay que verle la parte positiva a la vida. :P Nunca un tabique nasal taponado llevó a alguien a tan raro lugar.

Muchas gracias por tus palabras… No puedo más que sonrojarme y agradecerlas de corazón.

No he abandonado ninguno de mis blogs… vacaciones, estrés, trabajo, una leve crisis creativa… este lo abrí hace nada, porque quería un espacio más para publicar esas cosas que no pueden encuadrarse en el contexto de los otros dos, y que tal vez se entiendan menos o gusten menos. Pero me alegro de que tras una labor de investigación, hayas venido a parar aquí!

Cambiemos los palmos de narices por narices de palmo, las hojas por las flores, las flores por los frutos, los frutos por los sueños y los sueños por ilusiones. No, no prefiero estar sola: cualquiera de mis casas siempre han sido hechas para albergar a alguien más que a mí misma. En este blog, como en los otros, siempre serás bien recibido y será un placer contarte entre quienes los habitan. ;)

Un beso!!!!

Carlos Nicomedes Díez dijo...

Soy Carlos N.D. (eso ni se pregunta, abréviame, redúceme y, si lo deseas, hazme desaparecer). Soy el de Johnny Guitar y el de la idea del coche-microondas. Y sí, soy disneumón-café-tabaco y, desde hace unos meses, akroonadicto (de todas sus casas: la de la risa, la de la poesía, la creación, la pregunta, el exabrupto, la ocurrencia... ¡ya quisieran esta riqueza las damas de la alta alcurnia!). La primera adicción me llevó a la última: tal vez el mundo sea justo, aunque nadie lo haya dicho; ¿será verdad que “cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da” (Jorge Drexler)? ¿se habrá cerrado el círculo, será el momento de ir tachando mis adicciones? Si me decido, las intentaré dejar en el mismo orden que las cogí y, si no puedo, te pediré consejo y ayuda (aunque me joden un poco los conversos, es como si subrayaran mi falta de fuerza de voluntad, puf, ya va siendo hora de que asuma mis debilidades). En fin.
Un abrazo. No te importuno más.

illyakin dijo...

Pues yo busco adicciones nuevas: he conseguido pasar del Nobel al JP Mentolado, que tiene la mitad de alquitrán y así la mezcla no se derrite tanto al sol del verano. Aunque ya paqué, si casi estamos en otoño... Y ya que entra mi estación favorita (la del AVE no, la del año), qué mejor que inaugurarla descubriendo casualmente (y porque en su otro blog había un enlace que llevaba inequívocamente a éste) que podré seguir disfrutando de su arte y comprobando con regocijo que provoca usted en mí la verborrea literaria que tanta faltica me hace últimamente. Nadie nos advirtió que las musas no conocen las crisis (económicas, se entiende; o no, pero pa eso lo aclaro yo) y se van de vacaciones más tiempo del que disfrutamos el resto de currantes (y gracias a que podamos seguir denominándonos con semejante término, con los tiempos que corren...).

Le van a dar al señor Cronopio con sus deseos en las posaderas, que no va a ser el único comentarista, que a este caballero le ofreces un cigarrillo y acaba quedándose con la pitillera. Y mira que él ya sabe muy bien lo que esperar y esperar y esperar a que una mujer aparezca. Mejor le vamos a ir ofreciendo, además de la copa, un cojín, que tengo entendido que las hermanas búlgaras le dejaron demasiado sensible a la dureza del suelo la parte del cuerpo que más blandita debería de ser, justo antes que el cerebro y después de... En fin, ¿de qué estábamos hablando?

Un besazo, guapa.

PD: no puedo publicar en tu bloj con mi verdadera identidad (unos me llaman Catwoman, otros simplemente Ilya), así que publico con mi OpenID, uséase, con un enlace a mi antiguo bloj).

Atte, Catwoman.

Akroon dijo...

CARLOS N.D.: Bien, ahora ya te tengo ubicado y etiquetado y debidamente colocado con el pertinente caos ordenado que rige mi vida, y por ende, mis blogs.

El mundo no es justo. Nunca lo ha sido. Jamás lo será, porque la justicia es subjetiva. Lo que tú dices es casualidad, causalidad o hasta sincronicidad. A veces cada uno recibe precisamente lo que no ha dado, y da lo que nunca ha recibido. La ley del boomerang en la vida a veces se cumple, otras no. El por qué, es un misterio. Pero sigo esperando que aquello que das sea lo que acabas recibiendo, y al menos lo espero con una fe casi ciega.

Yo no soy conversa, ya que nunca fui atea de la vida. Creo en ella firmemente. Cada cual, con sus circunstancias. Lo único que yo puedo ofrecer es mi experiencia personal. Consejo, jamás. Opinión, sólo si me la piden. Oído para escuchar, siempre que es posible.

No me importunas. Las puertas siempre están abiertas.

Un abrazo!!

Akroon dijo...

ILLYA o MI CATWOMAN PARTICULAR: No sabes la ilusión que me ha hecho verte en esta nueva casita que estreno!!!!!!!!!

Yo me sigo preguntando cómo nos metemos en los pulmones eso que pisamos con las ruedas del coche… Cualquier día de estos, lo dejamos. ;)

No haré rimas facilonas con tu estación favorita, ni la del año, ni la del AVE, que una fue a coles de pago cuando era pequeñita y hay que sacarle algún partido.

El disfrute, mi querida Cat-Illya, es totalmente mío. El de tenerte por aquí y además contándome tantísimas cosas.

Las musas (en mi caso, los musos) estaban de vacaciones, y la vuelta al currele diario les había espantado del todo. ¿Crisis? ¿Qué crisis? Es más, ¿qué es CRISIS? ¿Llegar menos aún a fin de lo que se llegaba hace un año? Paparruchas. Con lo bien que se puede vivir con dos hojas de lechuga y sin lavarse para economizar agua!

Pobre Cronopio… cómo le maltratamos sin merecérselo (¿o sí?). Yo nunca le he ofrecido un cigarrillo… Es más, caso de ofrecérselo, no uso pitillera… ¿qué se quedaría? :P

A ti te regalo el sillón orejero un tanto vintage, que te queda monísimo y es la mar de cómodo. Lo que sea para que estés bien a gustito cuando pases por aquí.

Al Sr. Cronopio le ofrezco un puf enorme y mullido, flanqueado por cojines estupendos de colores llamativos y que son la mar de mullidos, para que se me siente y descanse, que buena falta le hace. Deberíamos ser todos ricos. Pero ricos de dar asco y todo. ;)

Eso, ¿de qué estábamos hablando? De lo que tú quieras en definitiva…

Otro besazo para ti, preciosa!!!!!!!!

PS de respuesta a la PD: A mí como si publicas con el id del paleta de debajo de mi casa… con que yo sepa que eres tú, me basta. :)

cronopio dijo...

Sra Akroon, tomaré solo lo que Ud. me ofrezca, eso si no me haré de rogar y lo cogeré a la primera.
Gracias por el mullido puf, pero donde esté un sillón inglés de piel con orejas, junto con un buen puro y una copa de Gran Duque de Alba al alcance de la mano....

Con afecto.

Akroon dijo...

CRONOPIO: Pues hágase el sillón inglés con orejas, el habano y la copa de brandy de calidad... Usted lo merece.

Con cariño.