martes, 11 de noviembre de 2008

Confesiones

Estoy en una edad cuasi-perfecta que querría que durara un poco más, en la que empiezo a arañar la idea de que habrá ciertas cosas que quizá no esté a tiempo de hacer, otras que tal vez nunca podré hacer y otras que seguro no debería hacer.

Me jode pensar en las que quizá no esté a tiempo de hacer, me resigno con las que tal vez nunca podré hacer, y en cierta manera me recreo y me deleito en las que seguro no debería hacer.

Y he llegado a la conclusión de que no hay la ecuación perfecta para la vida, que dé un producto en números naturales. A mí siempre me da fracciones, decimales y sobretodo resultados de lo más dispares.

Yo, que siempre lo tengo todo bajo control, veo como imanes caóticos se acercan a mis brújulas. Tal vez simplemente debería sentarme y disfrutar de la locura. Dejarme perder el norte para poder después buscar el faro que me lleve a casa...

12 comentarios:

Estrella de Mar dijo...

Tengo un año más que tu, y es verdad que justo ahora que una empieza a encontrarse mejor que nunca en todos los aspectos, da la sensación de que la cuesta abajo está a punto de comenzar.


Por lo de estar a tiempo o no...ni puto caso...si quieres hacer reir a Dios cuéntale tus planes!!


Como tu bien dices, siéntate a ver la locura y déjate llevar...te aseguro (y yo de esto sé un huevo) que es la mejor manera de que acabes haciendo lo que realmente quieres, aunque de momento no lo tengas muy claro.

Un saludo.
Me encantó tu reflexión.

ilya dijo...

Yo sé un poco de brújulas y de imanes. Y después de tenerlas locas dando vueltas sin sentido porque se les había pegao uno debajo sin darme cuenta, lo que he aprendido de esa situación es que a veces es necesario que algo haga que pierdas la orientación, porque sólo en esos momentos te paras a pensar "y yo, ¿a dónde coño iba?". Procura contestar a esa pregunta, y también a esta otra ("¿a dónde quiero ir a partir de ahora?") antes de quitarle el imán al la brújula, o antes de elegir faro, que ya sabes que puertos hay taco.

Besazos.

Akroon dijo...

ESTRELLA DE MAR: Lo bueno de haber escrito este post es que, pese a ya saberlo, constato que no soy más que otra personita que habita esta pelota que llamamos mundo, y que mis vivencias, pese a ser mías, ya las ha vivido alguien que ha pasado (o está pasando) por lo mismo. Mal de muchos, consuelo de tontos, pero qué quieres que te diga... a mí "me consuela" (saca conclusiones).

No sé si la cuesta abajo está por comenzar, o si estoy cogiendo carrerilla para la cuesta arriba... Lo que sé es que yo no SOLÍA mirarme desde fuera ni plantearme determinadas cosas.

¿Lo bueno? Que aprendo, aprendo, aprendo... y contra más aprendo, más cuenta me doy de todo lo que me queda por aprender...

¿¿Planes?? Mmmmm... hace tiempo que deduje que HOY estoy aquí... ¿dónde estaré mañana? VETE A SABER!!!

Dejarse llevar... suena taaaaaaan bien... pero con depende de qué es complicado. De momento he dado mi pasito de bebé en objetivizar. Estrella... yo ya creía que sólo me conocía sólo de vista a mí misma, pero tener la prueba empírica... es bestial, jajajajjajajajjaja.

Un besazo... gracias por tus palabras!!

Akroon dijo...

ILYA: Guapaaaaaaaaa!!! Ohhh! Te has venido a este rinconcitoooo! Qué ilusión!!

Cuánta razón tienes... y la de conclusiones que se van sacando (la mayor parte inesperadas)!!!. Lo que yo te diga, que me conozco sólo de vista.

Teniendo en cuenta tu impagable experiencia con imanes y brújulas, tomo nota mental de las dos preguntitas de marras a hacerse... cuando, lo peor de todo, no es preguntárselo, sino mirar la respuesta que salga (como quien mira una peli de miedo, con los ojos entrecerrados y viendo entre los dedos la pantalla).

Caaaaaaaaaalma... caaaaaaaaaalma...!! (cómo me han gustado tus metáforas!!!!!!).

Un besazo enorme!!!

cronopio dijo...

Brújulas, imanes, faros. Oiga parece que ud. navega mucho.

Con afecto.

nanyu fonseca dijo...

jo, cambio el viejo blog por el nuevo en mi lista. menudo lio!

Akroon dijo...

CRONOPIO: Mi muy mucho estimado Cronopio;
No es que yo navegue… es que los barcos vienen solos por la resaca y por la marea.
Con cariño.

Akroon dijo...

NAN: Jajajajajaja… es que tengo tres!! Y los tres igual de olvidados, pobrecitos míos… Demasiado trabajooooooooo!! :)

Sofía Berkana dijo...

Gritando al vacío, eh... De qué me suena eso 8-) La locura es buena, sana y a veces dulce. Yo la dejo fluir a menudo y me da resultados sorprendentes. Tal vez deberías probar, ¿quien sabe? ;)

zalakain dijo...

Qué envidia me das (Qué bien miento a veces, no sé cuándo).

Lo cierto es que hay cosas que harás sí o sí y las verás surgir, emocionada, apabullada, acongojada, alucinada, indiferente.

Yo miro atrás y me pregunto si entonces también creía en eso de la subida y la bajada; ni me acuerdo ni quiero saberlo: lo que viene -increíble- siempre es mejor.

Sí, disfrutar de la locura, sentado, corriendo, durmiendo, ¿a casa? ... hmm ... Buena pregunta ...

Akroon dijo...

Me permitiréis que conteste a los últimos comentarios en unos días...

Akroon dijo...

SOFÍA BERKANA: No, si yo estoy como un cencerro... pero hay ciertas locuras que requieren dar un paso más allá... y sobretodo, que me planteo cosas que no me había planteado, o al menos, no en serio.

Sea como sea, qué sería la vida sin una pizca de locura?? Un verdadero aburrimiento...